PMA/Mónica León

Ramasio Tiller Ipuana es un ejemplo para su comunidad.

Ramasio Tiller Ipuana es administrador agropecuario, zootecnista y veterinario. En la actualidad, también es el jefe de la oficina de terreno del Programa Mundial de Alimentos en Riohacha, en el departamento de La Guajira, en Colombia.

A menudo los pueblos originarios son marginados en su propia tierra. Con motivo del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, el Programa Mundial de Alimentos ha querido rendir homenaje a sus trabajadores indígenas, contando sus historias en colaboración con Noticias ONU.

¿Cómo tu trabajo impacta la vida de las personas? 

Ramasio: Al ser líder de un equipo de trabajo también soy un ejemplo para mi comunidad y para los habitantes del departamento, porque pasé de ser aquel niño que correteaba cabras y chivos para convertirme en coordinador dentro de la organización humanitaria más grande de la ONU. También mi trabajo impacta porque la gente siente nuestra presencia y respuesta oportuna en los momentos de crisis humanitaria. El trabajo de Ramasio Tiller Ipuana tiene un gran impacto porque el PMA asiste oportunamente a la población durantes las crisis humanitarias.

PMA/Mónica León

El trabajo de Ramasio Tiller Ipuana tiene un gran impacto porque el PMA asiste oportunamente a la población durantes las crisis humanitarias.

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo o lo que te inspira a levantarte cada día? 

La Guajira es un departamento muy conocido a nivel nacional por sus altos índices de desnutrición y muerte de niños por este flagelo. Esta situación ha sido un reto para mí y, por eso, hemos creado estrategias de atención junto con los entes territoriales y la cooperación para mitigar este problema. 

¿Qué significa para ti el trabajo humanitario que realizas? 

Llegarle a la población más necesitada. Por ejemplo, durante la pandemia, en momentos en los que la gente estaba en aislamiento, y muchas veces sin poder salir a trabajar, llegamos a la puerta de las familias con alimentos para hacer menos difícil ese momento.

Alguna anécdota que quisieras compartir o la historia de alguna persona o familia…

Una vez llegamos a una ranchería (vivienda indígena tradicional ubicada en áreas en condiciones desérticas) y encontramos el fogón de la familia apagado. Cuando les preguntamos si habían comido algún alimento durante la mañana, nos contestaron que no tenían nada que preparar. Estas son las familias que recibirán asistencia alimentaria y para mí es una satisfacción ayudarlas. También recuerdo la vez que un colega me llamó “el mágico” porque soy una persona que encuentra soluciones a los problemas por más difíciles que sean.Ramasio Tiller Ipuana, administrador agropecuario, zootécnico y veterinario, es el director en la oficina de Riocha del PMA, en la La Guajira, Colombia.

PMA/Mónica León

Ramasio Tiller Ipuana, administrador agropecuario, zootécnico y veterinario, es el director en la oficina de Riocha del PMA, en la La Guajira, Colombia.

¿Cómo afecta a tu trabajo el hecho de pertenecer a una comunidad indígena?

Depende. En algunas reuniones de alto nivel, al momento de intervenir, la gente no cree que sea indígena por ser jefe de una oficina del Programa Mundial de Alimentos. Eso es importante y se ve como un ejemplo a seguir. Sin embargo, a veces he tenido que tomar decisiones de entregar alimentos que no forman parte de los patrones culturales de la comunidad y de la cocina indígena, pero siempre lo he hecho con el interés de que la gente tenga su alimentación garantizada.

¿Alguna vez has sentido que fuiste tratado de manera diferente o discriminado?

No me he sentido discriminado de manera directa; sin embargo, en algunas ocasiones mi forma de actuar puede ser cuestionada debido a prejuicios infundados sobre lo que es ser indígena en Colombia. 

¿Qué te gustaría que aprendieran los colegas en el Día de los Pueblos Indígenas? 

Que entiendan que nuestra cosmovisión está ligada a la naturaleza y la Madre Tierra; a utilizar de manera sostenible los recursos naturales para la subsistencia de las familias. También, que los patrones culturales de formación en lo ético y cultural se dinamizan bajo otros esquemas y otras formas de pensamiento. 

Para mí es importante que mis colegas también entiendan que, como indígenas, utilizamos mucho el diálogo como herramienta para la solucionar conflictos y dificultades.

Dentro de nuestra cultura está representado por el putchipu (palabrero) para la resolución de conflictos interclanes. Finalmente, nosotros los indígenas pensamos en comunidad y no como personas individuales, lo cual es interesante desde el punto de vista integral de la comunidad.

Este artículo ha sido publicado originariamente por nuestros compañeros del Programa Mundial de Alimentos.

Fonte: https://news.un.org/es/interview/2022/08/1512602

Thank you for your upload